Competitividad Empresarial. Un desafío para Emprendedores

Competitividad Empresarial, un desafío para emprendedores

La  Competitividad Empresarialse  refiere  a la capacidad que tiene un negocio para producir y vender productos o servicios que cumplan con la calidad que demanda el mercado en el que desarrolla su actividad; ofreciendo precios favorables para sus clientes potenciales, maximizando el rendimiento de los recursos de producción y proyectando su capacidad de crecimiento.

TRES CLAVES  PARA MEJORAR LA COMPETITIVIDAD DE TU EMPRENDIMIENTO

Sin duda, todo emprendedor quiere que su idea de negocio logre destacarse en el  mercado, no sólo para obtener mayor rentabilidad, sino también con el objetivo de fortalecer y consolidar su marca en el futuro, crecer y expandirse a otros mercados, y sobre todo, generar confianza en el público objetivo. Por esa razón, aquí te compartimos tres  claves para mejorar tu competitividad empresarial:

LA PRIMERA:  SATISFACER AL  CLIENTE

Probablemente éste sea uno de los principales objetivos de muchas empresas, por lo que trabajar en esta área es fundamental para que la empresa pueda identificar sus debilidades, superarlas y posicionarse como un negocio que realmente deje satisfechos a sus clientes. Para cumplir éste propósito te invitamos a realizar un corto autoexamen y responder a éstas preguntas, que te permitirán conocer el grado de satisfacción de tus clientes.

  • ¿Qué imagen tienen tus clientes de la marca
  • ¿Con qué asocian a tu marca?
  • ¿Cuál es la reacción de los clientes al comprar un producto o adquirir un servicio?
  • ¿Cómo es su servicio posventa y qué opinan los clientes de éste?

LA SEGUNDA: PROCESOS DE TRABAJO ÓPTIMOS

Medir, controlar, monitorear y mejorar los procesos de trabajo, resulta fundamental para lograr una verdadera competitividad de tu empresa, con relación al mercado en el que se desenvuelve. Para lograr este objetivo,  debes conocer muy bien los procesos que se realizan en tu negocio para lograr su operatividad. Esto te permitirá evidenciar falencias y direccionar a tiempo el trabajo para obtener resultados favorables.

Recuerda… productividad no es hacer más pero con menos calidad, sino crear una estructura de procedimientos y coordinar equipos de trabajo para que realmente se puedan alcanzar objetivos claros y reales.

LA TERCERA: ADAPTARSE AL CAMBIO CON INNOVACIÓN

Las temporadas de crisis son la oportunidad perfecta para evaluar el nivel de adaptación que tiene tu empresa a los cambios constantes del mundo actual. Apostar por el desarrollo o mejoramiento de tus productos o servicios, puede suponer una acción arriesgada pero sin duda sería la alternativa más audaz para generar una innovación y posicionar tu marca, incrementando tu nivel de competitividad empresarial.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *